Una muerte ejemplar honra toda una vida - Francesco Petrarca