Suele decirse que los reyes tienen las manos largas; yo quisiera que tuvieran igualmente largas las orejas - Jonathan Swift