Los cuerpos muertos han de desecharse con mayor motivo que el estiércol - Heráclito