Cuando hay demasiada libertad nunca hay bastante - Oscar Wilde