Es absolutamente necesario persuadirse de la existencia de Dios; pero no es necesario demostrar que Dios existe - Immanuel Kant