No hay inocentes, sólo distintos grados de responsabilidad. - Stieg Larsson