Conviene siempre esforzarse más en ser interesante que exacto; porque el espectador lo perdona todo menos el sopor. - Voltaire