La destreza ayuda en todo, pero no basta - Henri-Frédéric Amiel