La ira es un caballo fogoso; si se le da rienda suelta, se agota pronto por un exceso de ardor - William Shakespeare