Ten fe ciega, no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. - Horacio Quiroga