Concede a tu espíritu el hábito de la duda, y a tu corazón, el de la tolerancia. - Georg Christoph Lichtenberg