A los veinte años, reina la voluntad; a los treinta, el ingenio, y a los cuarenta, el juicio. - Benjamin Franklin