Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar. - Diógenes Laercio