Mostrarse asustado sin motivo aparente es dar a conocer que se tiene razón de temer. - Séneca