Mi casa se puebla de arlequines cuando hay ruido de besos en el aire. - Roberto Jorge Santoro