Para un pueblo hambriento e inactivo, la sola forma en que Dios puede aparecer es en la de trabajo y comida. - Michel de Montaigne