La debilidad del cuerpo fomenta generalmente la debilidad del alma, y la debilidad del alma aumenta siempre la debilidad del cuerpo. - Jean-Jacques Rousseau