Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos. - Georg Christoph Lichtenberg