Quien más haya menester de una cosa, quien más ponga en ella apetencia y voluntad, ese debe de ser su dueño - José Vasconcelos