Los seres queridos que perdemos no reposan bajo la tierra, sino que los llevamos en el corazón - Alejandro Dumas