Si al pleno acierto aspiras, une la utilidad con el deleite - Tomás de Iriarte