Si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía - Anaxágoras