Los creyentes y los incrédulos hablan dos lenguas diferentes, y no pueden entenderse - Honoré de Balzac