Aquel que ríe por sus desgracias renueva constantemente su dicha. - Anónimo