No puede haber una revolución total sino una revolución permanente. Como el amor, es el goce fundamental de la vida. - Max Ernst