Hay pocos animales más temibles que un hombre comunicativo que no tiene nada que comunicar - Charles A. Sainte-Beuve