Para el alma desolada y huérfana no hay estación risueña ni propicia - Rosalía De Castro