A los verdugos se les reconoce fácilmente: tienen cara de miedo - Jean-Paul Sartre