A mí dadme lo superfluo, que lo necesario todo el mundo puede tenerlo. - Oscar Wilde