No hay personas inocentes: cuando uno no es culpable de un crimen, es indefectiblemente culpable de una falta. - José Saramago