Ninguna de tus neuronas sabe quién eres...ni le importa - Eduardo Punset