La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. - Milan Kundera