¡Que enmudezcan nuestras lenguas y empiecen a hablar las manos! - Francisco Villaespesa