Que siempre la privación fue causa del apetito - Eusebio Blasco