Nadie ha caído en la bancarrota por subvalorar el gusto del público americano - Henry-Louis Mencken