Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón - Confucio