Dios juzga al árbol por sus frutos, y no por sus raíces - Paulo Coelho