Una virtud simulada es una impiedad duplicada: a la malicia une la falsedad - San Agustín