Porque no el mucho saber harta y satisface al ánima, mas el sentir y gustar de las cosas internamente. - Ignacio de Loyola