Lo que llamamos absurdo es nuestra ignorancia - Julio Cortázar