¡No habléis nunca de un afecto malgastado! Un afecto jamás fue baldío. - Henry W. Longfellow