Pero si para divertirte necesitas el permiso de los demás, entonces eres verdaderamente un pobre diablo - Hermann Hesse