No hay que seguir los acontecimientos con los ojos, sino con la cabeza - André Kostolany