Hay que atender no sólo a lo que cada cual dice, sino a lo que siente y al motivo porque lo siente. - Cicerón