Echó afuera esa imperiosa necesidad de culpar a los otros, que es patrimonio específico de los corazones inferiores. - Horacio Quiroga