No hay otra pasión tan fuertemente arraigada en la conciencia del hombre como la envidia - Richard Brinsley Sheridan