El hombre sin espíritu musical y que no se conmueve con la armonía de dulces sonidos, es capaz de todas las triciones, insidias y latrocinios - William Shakespeare