El interés no tiene templos. Pero es adorado por muchos devotos - Voltaire