No siempre yerra el que se irrita; el vil nunca monta en cólera - Niccolo Tommaseo