Las venturas más dulces para el alma son las que nos llegan sin esperarlas. - Edmond Thiaudiere